SE LOGRÓ EL OBJETIVO: LAS MADRES CANTARON, BAILARON, GOZARON Y GANARON PREMIOS

Compartir

dia-de-la-madre-1

En la noche del 18 de mayo y durante cuatro horas, Casa de la Cultura Piedra del Sol, de Floridablanca, logró su objetivo: decenas de madres de familia del Área Metropolitana cantaron, bailaron, gozaron y ganaron premios, en desarrollo de la Serenata que se les brindó en el patio principal de Casa Paragüitas. El evento estuvo moderado por el coleccionista de música antigua, Omar Mateus Buenahora, quien resaltó la trayectoria de cada una de las agrupaciones que actuaron en la tarima principal.

Entre las 6:20 p.m. y las 10:30 p.m., alrededor de 400 personas, en su mayoría madres de familia, que llegaron con esposos, hijos y otros allegados al hogar, ocuparon toda la silletería para aplaudir a los grupos musicales que deleitaron al público con sus melodías de diversos ritmos, en especial los boleros alusivos a la reina del hogar.

En una especie de «etapa de calentamiento» de la Serenata, cantaron algunos jóvenes de diversas edades, alumnos de los talleres de técnica vocal de la institución cultural, quienes también recibieron los aplausos de la gente. Participaron Nicole Valentina Romero Ruiz, Jorge Sánchez, el dúo Capson y Cris, Josimar Jaimes, Yeferson González, Diana Ramírez, Jenifer Pérez Naranjo, entre otros.

EL «PLATO FUERTE» DE LA NOCHE

La locura e histeria del público, lleno de dicha y felicidad, comenzó cuando se dio paso al «plato fuerte» musical de fondo, de esa inolvidable noche. La primera tanda de melodías la iniciaron el grupo juvenil Ramicuná, que cantó: Somos medicina mujeres, Aguacero de mayo, Sintiendo y Madre te siento. Después, el Trío Hatuey, encabezado por la solista Mercedes Serrano, interpretó: Camino verde, Alma, corazón y vida, Amar y vivir, Las cerezas, Cuatro letras, Lagrimas negras, Cantor de Fonseca y La hamaca grande.

Más adelante, intervinieron la agrupación Armonía (son cubano), dirigida por el maestro Fabio Pinzón Quiroga, que cantó: Tú me acostumbraste, Ahora seremos felices y Moliendo café. Por último, así como el Dueto Maná, que interpretó, entre boleros, pasillos y bambucos: Hurí, Campesina santandereana, Pueblito viejo, En nuestro tiempo, Las acacias, La nigua, Los cisnes, El cucarachero y Esperanza. Durante los intervalos se hicieron algunas rifas entre las mamás, desde minianchetas hasta un viaje de turismo a la costa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Traducir »