UN PÚBLICO CONTENTO DISFRUTO, BAILÓ Y GANÓ EN LA VIEJOTECA

Compartir

viejoteca-5

Cerca de 110 personas disfrutaron al máximo la Viejoteca organizada por la Casa de la Cultura Piedra del Sol, de Floridablanca, en la noche del viernes en Casa Paragüitas. Y pese a una ligera llovizna que cayó sobre la Ciudad antes del evento, el público no dejó de acudir al recinto para conocer el funcionamiento de una antigua victrola(fabricada en 1924), escuchar buena música antigua de diferentes géneros, bailar, competir para ganar rifas y, en resumen, pasar tres horas muy contento y feliz, lográndose de este manera el objetivo básico de toda actividad: brindar momentos de sano esparcimiento e integración de la comunidad del Área Metropolitana.

A las seis y media de la tarde, para ambientar el lugar, los primeros asistentes escucharon música de antaño, entre boleros, pasillos, bambucos, gaitas y, desde luego, bailables que más tarde permitieron «prender» la rumba en la que el público quedó inmerso y quería continuar sin parar, algunos por concursar y otros por «calentar» su cuerpo en una noche relativamente helada.

A las siete y media de la noche, el coleccionista de música antigua, Omar Mateus Buehanora, explico sobre el invento del sonido y los avances logrados hasta la fecha, con un alto grado de tecnología, pero sin desconocer la claridad o nitidez de la música escuchada inicialmente, desde hace muchos años, en los acetatos de 78,33 y 45 Revoluciones Por Minuto (RPM).

UNA VICTROLA, LA GRAN «INVITADA»

Lo más novedoso para el público fue la explicación del funcionamiento a punta de manivela de una victrola fabricada en 1924, bien conservada dentro de un mueble de madera. Muchos apostados en la tarima quedaron asombrados al escuchar algunos boleros de Olimpo Cárdenas en ese antiguo aparato, considerado como una verdadera reliquia o joya, al comprender al mismo tiempo la forma como nuestros abuelos y bisabuelos escuchaban su música, en ese entonces.

Para estimular a los bailarines, se rifaron boletos para dos personas a las tres parejas que dieran «mejores pasos», según el género y ritmo de la música bailable que se colocaba en una potente consola. Dos parejas ganadoras se hicieron acreedoras a desayunos y una tercera a una cena en un lujoso restaurante familiar, ubicado cerca al parque La Pera, de Cañaveral. Hasta las diez y media de la noche rodaron los acetatos en la consola, hora en la cual culminó con éxito la Viejoteca, por la sencilla razón de que todos salieron muy contentos de Casa Paragüitas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Traducir »